Recomendaciones

6 países para escaparle al Malbec

Publicado el 2017-07-27 20:46en Recomendaciones

Sí, ya lo sabemos, Argentina es el principal productor de uno de los varietales más requeridos en el mundo: el Malbec. Su capacidad para entregar distintas notas al paladar según la amplitud térmica del terroir donde se cultive la vid, su final ahumado en boca y su excelente simbiosis con la carne vacuna le han otorgado un lugar de prestigio en las cartas de vino de muchos países, incluso aquellos con gran tradición vitivinícola como Italia y Francia. En Argentina se calcula que de 10 botellas de vino vendidas, 4.5 son de Malbec, lo cual es un porcentaje muy alto cuando consideramos que nuestro país tiene la capacidad de producir excelentes vinos ya sea que hablemos de tinto, blanco o rosado.

Pero el mismo fanatismo que nos despiertan el fútbol, el asado y algunas cuestiones políticas también aparece al momento del descorche. Por eso hoy queremos proponerte algunos destinos donde vas a poder darte cuenta que el gusto realmente está en la variedad: veamos algunos de los mejores destinos para escaparle al Malbec.

1- Bourgogne, Francia.

En la cuna del famosísimo borgoña saben bien lo que hacen. Y es lógico, ya que hace casi mil años que cultivan la vid. Después de tanto tiempo, hay algunas lecciones que quedan claras: en cualquier bodega que visites vas a notar que el foco está puesto no en el enólogo, ni tampoco en la bodega, factores impermanentes, sino exclusivamente en el suelo, en el terroir. Este enfoque les permite cosechar premios año tras año con varietales como el pinot noir, del lado de los tintos y el chardonnay, para quienes prefieren los blancos más secos. La región está ubicada en el este del país galo, al norte del ríoSaône, que juega un papel clave en el enriquecimiento del terroir. La cercanía de los viñedos entre sí la convierten en un destino ideal para los que aman hacer largos viajes en bicicleta, las cuales pueden alquilarse en la mayoría de los hostales. Uno de las zonas más interesantes para recorrer es Clos de Vougeot, donde si bien ya no se producen vinos, podés visitar un antiquísimo castillo y conocer la historia de la región. Los que conocen la zona dicen que el secreto está en que los viñedos aún pertenecen a productores chicos, que vienen trabajando la tierra durante generaciones de manera artesanal en íntima relación con cada etapa del crecimiento de la uva.

 

2-Hawke´s Bay, Nueva Zelanda.

Nueva Zelanda, a pesar de tener una extensión de tierra relativamente escasa en comparación con otros países productores de vino, logra llegar a productos excepcionales en más de un varietal. Esto se debe a la diversidad de climas y suelos que podemos encontrar entre la isla norte y la isla sur. Así como es el destino preferido de muchos amantes de los deportes de riesgo por tener mar, montaña y selva a menos de 400 km uno del otro, también lo es para los amantes de la uva. Hawke´s Bay, puntualmente, es la cuna del vino neocelandés, ya que fue el primer lugar donde se empezó a cultivar y hoy además es la segunda en extensión dentro del país. Situado en la costa este de la isla norte, su clima seco y cálido similar al de la región francesa de Bordeaux, la transformaron en la principal productora de varietales como merlot, cabernet sauvignon y syrah, del lado tinto de la vida, y excelentes chardonnays cargados de complejidad para disfrutar con la extensa oferta de pescados de mar que la isla ofrece.

 

 

3- La Rioja, España.

Rodeada de pueblos medievales y colinas repletas de viñedos, La Rioja es la región vitivinícola más famosa de toda España y un excelente lugar para dedicarse de lleno al tempranillo, que generalmente aparece en blends con otros varietales como el garnache, el graciano y el mazuelo. Hay documentos que dan cuenta del cultivo de esta uva desde el año 873 D.C., por lo que no es casualidad que en la zona exista el hotel de vinos más famoso del mundo, diseñado por el mismísimo Frank Gehry a imagen y semejanza del Guggenheim de Bilbao. Localizado en el pueblo de Elciego, este lujoso alojamiento terminó por transformar toda la zona en una verdadera “ciudad del vino”, con decenas de hosterías y locales dedicados a atraer turistas obsesionados con las bondades de la uva. Además, desde 1970, es una de las pocas zonas vitivinícolas en contar con el certificado de denominación de origen, que expande la garantía de sus vinos y controla el uso del nombre Rioja, así como sucede con la región de Champagne en Francia.

 

4- Sonoma County, California.

Con una extensión que va desde la costa del Pacífico hasta las montañas Macayamas en el Este, la región de Sonoma es la responsable de la gran explosión del vino en California, donde ahora podemos encontrar hasta 400 bodegas distintas. Aunque la región lindante de Napa Valley ha recibido más atención en este aspecto, es indiscutible que en Sonoma se cultivan algunos de los mejores pinot-noir, zinfandels y chardonnays de todo el continente. Una explicación para la gran variedad de uvas que crecen exitosamente en la región se remonta a 1855, cuando un húngaro llamado Agoston Haraszthy adquirió un viñedo llamado Salvador Vallejo, al que rebautizó con el nombre de Buena Vista. Seis años más tarde la legislatura de California le encomendó la misión de estudiar la industria del vino europea y Agoston se tomó el trabajo muy en serio: volvió con más de 100.000 esquejes de diferentes varietales premium. Si sumamos esto a la masiva inmigración de italianos provenientes de zonas vitivinícolas a principios del siglo pasado, tenemos el blend perfecto para producir los excelentes vinos que disfrutamos hoy en día. Como vemos, el tiempo siempre juega a favor del vino.

 

5- La Toscana, Italia.

Esta es una de las regiones que más turismo atrae en todo el país y eso es mucho decir cuando hablamos de Italia. Para entender el por qué, basta con descorchar una botella de su varietal insignia, el Chianti. Alrededor de 1850 el Baron Bettino Ricassoli creó la receta de este blend usando 70% de Sangiovese, 15% de Canaiolo y 15% de Malvasia Bianca. Luego Bettino fue Primer Ministro del Reino de Italia, aunque no sabemos si los dos hechos están relacionados. Si estás en la zona y querés quedar como todo un connoisseur, exigí que tu botella de Chianti cuente con el distintivo sello delgallo nero,lo cual garantiza que estás por beber un Chianti Classico perteneciente al Consorcio del Chianti Classico, la asociación de productores locales más antigua de la región.

 

 

6- Stellenbosch, Sudáfrica.

Considerada la principal región productora de vinos de todo sudáfrica, Stellenbosch está ubicado 40km al este de Ciudad del Cabo. El ser una región montañosa le asegura una buena cantidad de lluvias y frío durante el invierno y un calor abrasador durante el verano, lo que se dice un clima mediterráneo, condición necesaria para el desarrollo exitoso de la uva chardonnay. El pueblo es un enclave universitario con múltiples galerías de arte de origen holandés y cafés, entre los que se recomienda el restaurant de la bodega Delaire Graff por su increíble vista. Aquellos que dispongan de tiempo pueden tomarse el encantador trabajo de recorrer la Stellenbosch Wine Route, que conecta más de 200 bodegas y en donde vamos a poder entender la trayectoria de esta región, primero como zona vitivinícola, luego como polo agrícola hasta transformarse en un destino turístico de excelencia.

Si es cierto eso de que siempre se vuelve al primer amor, podés irte de vacaciones a cualquiera de estos destinos sin temor a traicionar a la patria y al viejo y querido malbec. Seguramente el entrenamiento intensivo que pueden darte otras bodegas alrededor del mundo va a hacer que puedas apreciarlo aún más, ya sea que esté acompañando un plato de pastas, un vacío a punto o una noche de a dos. Prepará el decantador yentrá a nuestra páginapara conocer cualquiera de estos destinos al mejor precio.

 

 



 
 
Aún no decidí fecha